FIBRA OPTICA          
 

 

Actualmente, el sistema más utilizado para la iluminación interior de piscinas son los proyectores sumergibles que se sitúan debajo el nivel del agua, fijados en sus paredes. Las medidas de seguridad que hace falta tomar a causa del peligro de electrocución limitan las posibilidades del sistema y obligan a trabajar con lámparas de incandescencia de altas potencias, bajo voltaje, poco rendimiento lumínico y vida media corta. Además, el coste de mantenimiento es elevado ya que los recambios de lámparas se tienen que realizar con frecuencia y la instalación de los proyectores subacuáticos es costosa. Para conseguir el efecto decorativo deseado, objetivo principal de la iluminación de piscinas , se requiere una buena uniformidad en la distribución lumínica. Para paliar todos estos efectos y conseguir una iluminación perfecta existe una nueva tecnología de iluminación llamada fibra óptica.

 

La fibra óptica aplicada a la iluminación es una tecnología muy reciente que ha evolucionado de una forma muy rápida en los últimos años. La fibra óptica tiene capacidad para transportar la luz.

Existen infinidad de accesorios de iluminación por fibra óptica: apliques murales, flexos luminosos, cascadas, etc. No obstante lo habitual es colocar el cable de fibra de perímetro, tal y como aparece en la figura, fijado bajo la amposta de la piscina. Según la calidad del cable y número de fibras cableadas, se conseguiran mejores efectos de iluminación. Seguidamente, a través de un pequeño generador eléctrico, se consigue controlar la luminosidad de la fibra óptica, permiendo incluso espectaculares efectos de cambio de color.

El coste frente a un sistema tradicional típico de focos subacuáticos, sigue siendo aún mucho más elevado, pero los espectaculares efectos conseguidos pueden merecer la pena.
© Piscinas Saterga S.L.